20N

Sin entrar en análisis concienzudos y exhaustivos-para eso están periodistas más que preparados, consultores y estudiosos del mundillo político- sí que me gustaría decir algunas consideraciones sobre el resultado de las elecciones generales del pasado domingo 20 de noviembre.
No solamente queda patente la amplia mayoría que ha conseguido el Partido Popular y la derrota más que evidente de los socialistas, sino también el enorme auge que las fuerzas nacionalistas están teniendo en nuestro país. Solamente tenemos que echar la vista a los resultados en todas las comunidades autónomas para asegurarnos de esta cuestión. En el Congreso estarán algunas de esas fuerzas políticas: CiU, ERC, BNG Amaiur, Gbai, PNV. Incluso podría meterse en este conjunto el PP o UPyD porque en sus ideales está referido fuertemente el tema de la nación como una sola y no deja margen para nada más. De los 20 y tantos millones de votos de españoles el pasado 20N, una gran proporción de confianza fue depositada a partidos nacionalistas.

Otra cuestión a tener en cuenta también sería la falta de formación política y cultura que tenemos todos, y también me incluyo, a la hora de saber qué es lo que ocurre y qué debemos de votar. Tengo la sensación que una amplia mayoría de la sociedad española no suele leer los programas electorales para concienciarse de qué aportan nuestros representantes y si debemos depositar nuestro apoyo final. Curioso la inmensa mayoría que ha obtenido el partido de Genova, un partido que no ha mostrado información alguna de su programa electoral, que se ha movido por ambigüedades, que no ha otorgado ni mostrado posibles vías o respuestas económicas a la situación o qué medidas se pueden tomar a corto y largo plazo. Pero siempre, la explicación más sencilla es la más factible, en casi todos los casos. El gran grueso del pueblo suele castigar al que está en el poder cuando nos encontramos en situaciones difíciles, y más cuando el país se encuentra sumergido en una crisis de proporciones bíblicas, con una tasa de paro disparatado, una deuda de tres pares de cojones y la prima de riesgo subiendo.

Y para culminar todo este despropósito, la ley electoral, el acabóse. A modo de curiosidad:
PP— nº de votos: 10.294.681 44,55% (2011)PP— nº de votos: 10.278.010 39,94% (2008)Podemos ver casi el mismo nº de votos en las anteriores elecciones generales del 2008 con respecto a estas recién pasadas, pero en aquellas elecciones de hace 4 años perdieron, en cambio en éstas mayoría absoluta. IU ha tenido más números de votos que CiU, pero no ha obtenido tantos números de diputados en la cámara como la fuerza nacionalista catalana, otra curiosidad más de esta curiosa y lamentable ley electoral. ¿Algún día cambiaremos a otro reparto más equitativo de votos y demás? Parece que a las 2 fuerzas mayoritarias no le conviene este asunto. Así sería sin circunscripciones electorales:
Anuncios

Acerca de Juani

Una persona absolutamente normal, que aunque no describa mucho, en defintiva lo es.
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Economía, política. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s