La hipocresía al poder

Muy peligroso me parece defender según qué posturas cuando ocurren una serie de hechos realmente lamentables. Se puede defender unos postulados ideológicos determinados, en los cuales un servidor también está de acuerdo, como que la “fiesta” del toreo está más que añeja y no aporta ningún nivel cultural a nuestro país, ya no solamente en el ámbito de riqueza, beneficios, aportes culturales, etc. que ahí habría pros y contras, hablo a la hora de valorar si lo que vemos en las plazas de toros beneficia a día de hoy, tal como hemos evolucionado, con determinadas fiestas y tradiciones, la imagen de un país y las calificaciones y tópicos que podemos ver por infinidad de lares. Ya no es solamente la catalogación internacional, es más una cuestión de generosidad al animal en sí; ya está bien de recocijarnos en una fiesta donde el disfrute mayor es la agonía final del toro, aunque a muchos se les llene la boca alabando la nobleza y virilidad del toro en su enfrentamiento al torero. Ya está bien de que determinados gobiernos determinen que las corridas de toros se prohíban en su región, pero no cancelen otras donde el toro sufre de igual manera, aunque en ocasiones, determinados dirigentes políticos, que no grueso de la población, abusan de un “provincianismo” inusitado y exacerbado.

Hablaba al principio de este texto que me parece muy peligroso defender algunos comentarios y justificaciones; como algunas palabras vertidas en varios foros donde se comentaba la espantosa cogida de Juan José Padilla y donde mucha gente se alegraba de estas consecuencias por los pilares que he espuesto en el anterior párrafo. Es decir, parece ser y es la tónica general, que ser anti-taurino lleva a decir burradas como que se lo tiene merecido, que ser un asesino es lo que tiene, etc, etc, etc. Nada más lejos de la realidad. Se cae en la hipocresía más absoluta. Si los anti-taurinos que estamos defendiendo de que el toro no sufra, de que ningún animal debe de estar expuesto una serie de torturas hasta su aliento final, etc. tampoco podemos pretender defender y alegrarse de que lo malo ocurra al otro que se enfrenta al animal. Tampoco es eso. Es hipócrita defender el no sufrimiento del animal pero sí el del hombre. Hay muchas cosas a analizar, es un sistema impuesto desde hace ya muchos muchos años y no podemos olvidarnos que se encuentra gente, familia, que puede estar pasándolo mal. Puede que peque de populismo, puede que caiga en unos pilares que sean debatibles o discutibles; realmente no lo sé. Sí estoy en la postura en la cual todo lo que le está ocurriendo a Juan José Padilla, sin estar de acuerdo en su profesión, debe ser de deseos de mejora y recuperación.

Por supuesto, no pienso entrar en la labor mediática de los medios y prensa en general, buscando el morbo y el dolor, por lo dicho anteriormente… hay una familia detrás. Sin tenerle respeto al toreo, incluso perdérselo al torero, si queremos respeto para el toro, también al menos, algo de consideración para la familia, hijos, mujer, etc. qué menos…

Anuncios

Acerca de Juani

Una persona absolutamente normal, que aunque no describa mucho, en defintiva lo es.
Esta entrada fue publicada en Actualidad, política. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s