Impactante a nivel visual, suple con creces su decepcionante desenlace

Muchas veces vemos las películas de diversas maneras, podemos atender a su compendio y degustarlo cuan café en la sobremesa o fijarnos de manera más pormenorizada en detalles individuales del mismo. Creo que ambas maneras son muy factibles, aunque después finalmente hagamos o realicemos una aseveración final de qué nos ha parecido a grandes rasgos, siempre hay proyectos que si separamos ciertos hechos o planos, la cinta o largometraje gana muchísimo más que si hacemos un dibujo final y general. Creo que estas connotaciones le vienen ni que pintado a la cinta de terror que el japonés Ryuhei Kitamura ha dirigido en este caso. Y en cierto modo, el género del terror es un área muy proclive a fijarnos en los detalles más minuciosos, es un género que tiene que ser explícito, si atendemos a las temáticas que toca. Puede que sea más reseñable destacar la importancia de ser explícitos en un slasher que no hacerlo si se trata de una película de casas encantadas- si atendemos lo explítico por lo visceral-.

Es una verdadera gozada encontrarnos con estos aspectos visuales en este proyecto de Kitamura. Y se puede apreciar en lo macabro que se puede llegar a ser situándonos en determinadas perspectivas para observar una determinada escena. Muchas películas han basado su mensaje en el apartado visual y físico, pero de manera tremenda, The Midnight Meat Train realiza otro trabajo parecido, situándonos en ocasiones en los ojos de la víctima, cuál es su visión, qué le espera, qué puede hacerle el carnicero; y de verdad se agradece tal impacto de ingente cantidad de imágenes viscerales y amaño directivo, aunque se echa de menos algo más de casquería “sucia”, sobre todo en la escena de una determinada muerte, fantástica a mi humilde parecer. Otro asunto importante, que en momentos de tensión, sigilo y demás la cámara se sitúa de manera notoria para ver todo el desarrollo de la acción, sin olvidarnos de verdaderas peripecias como cuando se intercala en algunos momentos, planos alejados viendo la acción a través de la ventanilla de los vagones del metro y de pronto, un plano interior y así sucesivamente conforme van cambiando los fotogramas. Una auténtica delicia.

Termina de ser innecesario intentar abarcar tanto, a nivel argumentativo, con ese final tan apresurado. Me tendrán que perdonar ustedes, pues no sé cómo era el relato de Clive Barker, este largometraje se basa en la adaptación de uno de los relatos de los Libros Sangrientos del afamado escritor, pero me resulta demasiado a corre-calles ese final. ¿Qué pasa? ¿Que no puede haber alguien que mate por matar, por el mero hecho del disfrute del acto en sí? Siempre desde el punto de vista cinematográfico. Parece que esta película ha navegado en dos mares muy distintos y alejados. Ha presentado buenas maneras, fantásticas desde el punto de vida de la forma, pero el mensaje se ha ido diluyendo conforme pasaban los minutos de visionado. No ha habido una buena mezcla entre forma y mensaje. Por supuesto que podía haber expresado todo su poder narrativo en la forma, lo que es la sangre, violencia, pero entonces no establezcas o denotes un mensaje final un poco pretencioso para mi gusto.

Recomendable a todos los niveles.

Anuncios

Acerca de Juani

Una persona absolutamente normal, que aunque no describa mucho, en defintiva lo es.
Esta entrada fue publicada en Cine. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s